“Promueve el buen humor. Siempre lo utilizo en personas "demasiado serias" para que recuperen el placer de "jugar", ya que la vida a fin de cuentas es un juego.”
— Marina D. / Ramos Mejia - Bs. As.